sábado, marzo 25, 2006

Jorge Negrete, la meteórica carrera discográfica


Además de los éxitos conseguidos en el celuloide Jorge Negrete llegó a ocupar el sitial mas alto en la industria discográfica iberoamericana, cada una de sus canciones magistralmente interpretadas lo llevó en sucesivas ocasiones a convertirse en éxito de ventas, arrasando con las marcas impuestas por otros artistas. Decir disco en el México de los cuarenta y cincuenta era sinónimo de Jorge Negrete. Sus canciones llevadas al vinilo, se agotaban rápidamente, y era muy difícil conseguir copias de sus éxitos, ya que al momento de anunciarlas, las tiendas vendedoras de discos se quedaban en pocas horas sin stock.
Jorge Negrete comenzó a grabar en México en 1943, en los estudios del sello “América” aquí comienza una historia que dejó huella indeleble en la canción Iberoamericana, si bien es cierto que Negrete en el cine pudo haber tenido algunos capítulos inciertos, en el disco podemos afirmar que nunca dio “puntada sin hilo”, cada uno de los temas interpretados por él son y serán recordados hasta hoy como muestra sin igual de la maravillosa voz que Dios le dio.
Cuando la RCA Victor construyó y estrenó oficialmente su nuevo edificio, en el año 1944, Jorge afirmó que él había puesto la primera piedra con sus inolvidables canciones. Recuerda el profesional del sonido ingeniero Antonio Rivera, que por aquellos años era muy difícil grabar un disco, “Toda la gente que participaba en la grabación debía estar dentro del estudio, ya fuera el mariachi o la orquesta, porque se grababa a un canal y cuando se grababa acetato era peor porque no se podía editar. Los músicos de entonces eran más profesionales porque sabían que todo se debía grabar a la primera, no como ahora que en una consola de veinticuatro canales se va metiendo un instrumento por canal”.
Y aquí viene lo impresionante, .....a pesar de lo precario de aquellos antiguos sistemas de grabación Jorge Negrete fue capaz de producir discos de insuperable calidad, incluso utilizando tecnología actual muchos cantantes no alcanzarían la perfección técnica y vocal que Jorge lució en aquellos memorables registros. Su dedicación profesional al trabajo, los mariachis y orquestas que le acompañaron, sumados a la magistral dirección del maestro Manuel Esperón dieron como resultado discos que vencieron todas las barreras técnicas, y que hoy están a la altura de aquellos grabados a veinticuatro pistas. Nos comenta el ingeniero Rivera “A Jorge le pasaba como a muchos artistas cuando graban, que se cohíben mucho con el micrófono, porque el micrófono siempre impone, pero él salía adelante con su carácter. Siempre buscó la manera de hacerlo mejor cada día. Al terminar una grabación preguntaba a los ingenieros: <¿lo hice bien o mal?> Ellos le hacían sugerencias que él escuchaba con atención y a veces decidía repetir la grabación porque pensaba que podía dar más En ese aspecto era muy exigente. Para las entradas de sus canciones, que eran muy difíciles, necesitaba que alguien lo guiara y por eso en la mayoría de sus discos recurrió al Trío Calaveras”.
De las canciones de mayor éxito que Jorge grabó en 1943 están “Serenata Tapatía”, “La Torcida”, “Bonita Guadalajara”. “El Azoton”, “Esos Altos De Jalisco”, y “Yo Soy Mexicano”, compuestas todas por el famoso e inolvidable binomio Esperón - Cortázar y grabadas con el mariachi Vargas de Tecalitlán.
A Jorge también le encantaba incursionar haciéndose acompañar por orquestas, es así como grabó “Travesura” de Sabre Marroquín y el tema de “Una Carta De Amor”. Luego en 1944 grabó por primera vez una canción del gran compositor José Alfredo Jiménez, titulada “Fiesta Mexicana”. Después de Esperón y Cortázar, José Alfredo fue el compositor favorito de Jorge. Sólo pudo grabar alguno de su famosos temas antes de que lo sorprendiera la muerte, entre esa canciones están “Ella”, “Paloma Querida”, y “El Jinete”, justo en el momento en que Jiménez se convertía en otra de las glorias que México regalaba al mundo.
De la ya larga lista de canciones que Jorge grabara en aquellos años, nunca abandonó del todo su consagrada imagen de Charro Cantor, a pesar de continuar filmando películas en las que no cantaba rancheras.
Ya a fines del año 43, Jorge vuelve a trabajar con Jaime Salvador, aquel director español de la película “El Jorobado”. En la nueva cinta ambientada en el México rural del siglo XIX llamada “El Rebelde”, y producida por Oscar Dáncigers quien había pagado a Jorge 30 mil pesos por su actuación en “El Jorobado”(máximo sueldo recibido por Jorge hasta ese momento). Agregamos el dato anterior ya que el productor no quiso entrar en costosas inversiones escenográficas ni convocar nuevamente al plató a Gloria Marín como compañera de Jorge. Llamó en cambió a María Elena Marqués, quien le comentara mas tarde a Consuelo Negrete que Jorge había perdido muchas oportunidades en el cine por su manía de que siempre incluyeran a Gloria Marín en todos los repartos. Este pensamiento no sólo era de las rivales de Gloria, sino también de algunos productores tales como Gregorio Wallerstein, quien afirmaba que la pareja Negrete-Marín ya estaba muy vista. En la película Jorge interpreta a un hacendado que se transforma en bandido para ayudar a los pobres, una especie de Robin Hood moderno, que combate de esa forma a los enemigos de su padre. En lo que se refiere a la canción debemos recordar que fue en esta película “El Rebelde” en la que participa el joven Octavio Paz, que compuso para la cinta su primera y última canción ranchera.
Amigas y Amigos del Club les hemos retrotraído a los años en que Jorge se habría paso en el difícil e incipiente medio discográfico
,.... que para dicha y ventura de todos, hoy podemos disfrutar gracias al don divino de su voz, la que superando las dificultades técnicas de la época es posible volver a escuchar y recrear en toda su magnificencia. realmente Jorge nos dejó un invaluable legado artístico, que hoy en día los grandes exponentes líricos quieren y desean emular.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola

Javier López dijo...

Saluditos a todos los amigos del club,Amparo que es de ti tengo rato de no saber nada de ustedes,por cierto el nuevo secretario de la A.N.D.A es ahora una mujer la primera que ocupa este puesto desde que se creo esta asociación,su nombre Lilia Aragon espero que sigan honrando a nuestro artista Jorge Negrete

Dolores y Alfredo dijo...

Querido Antonio: Al cumplirse un nuevo aniversario de su desaparición física, el Cyber Club sigue siendo una fuente fundamental tanto para los admiradores de siempre como para que las nuevas generaciones tengan la oportunidad de saber la verdadera dimensión de lo que fue, es y será Jorge Negrete.
Un fuerte abrazo para ti y todos los negretistas
Dolores y Alfredo (Buenos Aires, Argentina)